Los 7 tips fundamentales para cualquier newsletter exitosa

Conocimiento | 0 Comentarios

4.9
(7)

Miriam Alba

Miriam, su vida se debate entre las croquetas y las newsletters potentes

Si estás aquí leyendo esta entrada es porque has escuchado, leído y visto hasta el cansancio estas frases:

“Hazte una newsletter que son oro”
“Pues yo con mi newsletter vendo un montón”
“Si no tienes una newsletter eres una mindundi de la vida”
“Pues me hice una newsletter, y desde que le envío emails a mis contactos soy otra mujer, es más, era castaña y ahora soy rubia”

Ok, alguna de esas frases no las has escuchado, pero, ¿A qué molaría?

El caso es….

¿Qué es una newsletter?

Una newsletter basicamente, abreviando y diciendo la definición más random de la historia de las newsletter es un email que envías periodicamente a tu peña. Y con tu peña quiero decir tus clientes en potencia. Y con tus clientes en potencia quiero decir Antonia, la vecina de la esquina que cada vez que te ve es como que te quiere comprar algo, pero tienes la teoría de que lo quiere gratis, y claro, eso no es comprar Antonia.

Pero no solo a Antonia, sino a personas que no son tan ratas como Antonia. Para que nos entendamos, una newsletter es como un post de instagram, tú te lo curras, le pones todo tu cariño, no vendes nada en él (o al menos la mayoría de las veces), y personas que están interesadas en ti lo ven.

Esta es Antonia y su cadera loca (vía GIPHY)

Aquí podemos ver a Antonia y sus amigas bailoteando en el guateque mientras se imaginan como van a conseguir que les regales algo.

A diferencia que con el post la newsletter es más intimo, y lo recibe esa persona directamente, no tienes que esperar a que lo vea el algoritmo de Instagram, le caigas bien, y se lo muestre. No, ese email le llega a tu cliente, con lo cual si lo haces bien es mucho más beneficioso que un post de Instagram. Palabrita.

Así que dejemonos de Antonias, de definiciones que entendemos pero que la RAE nos daría dos yoyas a todos… Bueno vale, sólo a mi… Vamos con la chicha. Os voy a contar los siete fundamentos que para mi debe tener una newsletter exitosa:

Atención: para mi, no para mi vecina la del quinto.

ESTOS SON MIS 7 TIPS PARA HACER LA NEWSLETTER DEFINITIVA

Un gancho

Tú sabes cuando en las pelis americanas el padre se va a pescar con el hijo, ¿Tú crees señora o señor mio que los peces aparecen solos? ¿Los peces acaso quieren ser comidos? ¿Los peces son suicidas?

¡Por favor! Esos peces son más inteligentes que tú y yo juntos. Le tenéis que dar algo a cambio. No estoy comparando a los peces con tus clientes, aunque a mi no me importaría ser un pez de un color bonico, si nos ponemos. Pero estamos en la fase de recopilar contactos y si quieres sus datos, deberás darles algo a cambio. El contenido de valor es una base, y hablaremos de ello más adelante, pero lo conveniente es ofrecer algo más, como:

  • Un ebook o dossier sobre un tema que les interese
  • Una plantilla o calendario cuqui
    Un tutorial sobre algo
  • Un curso o vídeo gratuito de algo que ofreces de pago
  • Unos audiolibros o audios a secas

Hay diez mil cosas que puedes ofrecer, pero debes currarte ese contenido, y agradecerle a ese usuario que te haya dado sus datos con ello.

Contenido de valor

En Instagram, en facebook, en spotify, en la newsletter, y si nos descuidamos hasta nuestros gatos nos lo van a pedir. Pero como bien dice Vilma Nuñez o mi compi Sandra de Real and Social un cliente educado es un cliente con la billetera contenta, o sea abierta.

Aquí todas súper sutiles de la vida, pero muy sabias ya os lo digo. Y es que el contenido de valor no sirve solo para gustarle a tus clientes y para ofrecerles algo que les gusta. No. Ahí nos equivocamos si pensamos así. Sirve para que vean todo tu potencial, toda tu experiencia, y tu sabiduría. Sirve para que sepan todo lo que vales, y, también sirve para que vean lo que necesitan.

Porque un cliente educado es un cliente que está receptivo. Si te dicen que algún servicio o producto que ofreces es caro, es porque no les has educado, no han visto todo tu potencial, o todo el trabajo que realizas.

Por ello toda newsletter que se precie NECESITA contenido de valor.

Periodicidad

Sé que estáis más ocupados que yo si tuviera sextillizos, pero siempre hay que encontrar un hueco para tu estrategia.

Una newsletter sin periocidad es como una tostada sin aceitico y tomate. No es na de na. Así que es importante que envíes una semanal, o quincenal. E incluso dos semanales, personalmente no pasaría ese límite porque puede parecer “cansino”.

El diseño

No creo que sea una parte fundamental de la newsletter, porque suelo priorizar el contenido en ellas, igual que mucha otra gente, pero si que creo que mínimo debe ser bonita o no ser horrorosa.

Antes de enviar un diseño que has encontrado en una plantilla de MailChimp o Sendinblue por favor verifica que no lo usa hasta tu abuela, y verifica también que es lo que quieres que transmita tu marca.

Es preferible que sea una newsletter simplemente con texto y tu logo a que sea algo que transmita igual que una patata mustia. Y una patata mustia a mi me hace llorar, porque esa patata pudo haber sido muchas cosas, y ya nunca lo será.

Los emoticonos y clickbaits son tus amigos.

O eso creo, aunque no estoy muy segura. Son como esos amigos que tenemos todos en los que no sabes si confiar o no, o más bien conocidos, es como que a veces todo es chachi y otras todo es horrible y la has cagado a más no poder. Pues así son ambos.

Sabemos por varios estudios que fomentan que la newsletter se abra, e incluso se lea. Eso nos interesa. Pero también somos poseedores de esta verdad, y es que hay que usarlos bien porque sino parecerás una loca hablando de patatas mustias en su blog profesional, y eso nadie lo quiere.

Así que mi consejo es este: Un emoticono es bien, dos emoticonos bien puestos también, tres es algo pasa contigo, cuatro es para ya por favor, cinco es me suscribo ya.

Igual que con los clickbaits. Si una vez a las mil pones algo exagerado que al abrirlo el usuario se siente decepcionado pues…. Bueno. Aunque sinceramente no lo haría, pero si que estimularia un poco la lectura.

Por ejemplo “Los 7 tips fundamentales para cualquier newsletter exitosa” en vez de “Hola, me llamo Miriam y tengo tres consejos que darte para tu newsletter”. Pues lo primero vende más, lo segundo parece de una charla de alcohólicos anónimos, porfi, no os ofendais, es bromi.

¿Y las ofertas? Quiero vender, vendeeeeeeeer he dicho

Siiii, también venderemos, pero no puedes vender cada dos por tres o cansarás a esa clienta o cliente posiblemente.

Te aconsejo que las newsletters de venta no superen cierto umbral, que podría situarse en una de cada cinco. Quizá pensáis que al final estáis para vender y apenas envíais nada de venta, pero es que también vendéis con vuestro contenido de valor aunque no sea vuestro objetivo.

Tenemos que entender que si yo ahora mismo escribo esto, tú al leerme, aparte de pensar lo mismo que yo sobre las patatas mustias, también piensas “Jolin, pues esta chica tiene razón en esto”, y en algún momento si necesitas ciertas cosas y yo ofrezco esos servicios antes lo contrataras conmigo que con otra persona. Porque el agradecimiento es así, no hacemos contenido de valor para vender, hacemos contenido de valor para compartir conocimiento, para conectar con la gente, y para disfrutar. Y al hacerlo así, se nota, se percibe, y las personas que leen nuestro contenido de valor saben que eres una o un buen profesional.

¿No es eso lo que buscamos todos? Pues ya está. Asunto finiquitao.

Y el más importante, no lo pongo en el título para dar hype y trollear el SEO

La conexión. Y os voy a poner un ejemplo, del que no diré nombres, antes estaba suscrita a una newsletter que se enviaba todos los domingos, era de una emprendedora que me encantaba.

Todos los domingos sentía que me contaba cosas útiles, y casi que deseaba que llegará ese día. Vamos, que esta chica lo hacía genial, y lo sigue haciendo no os voy a mentir. Yo generé una conexión súper buena con ella, y al cabo de un tiempo una conocida, o me gusta verla como una amiga, me comentó que había adquirido una formación de ella, una formación que yo estuve a punto de adquirir, palabrica.

Resulta que esa formación era una caca, así, hablando claro, y costaba mucha pasta. No sabéis la decepción que me lleve, además yo misma pude ver esa formación, y si, era una caca. En fin, la cuestión no es echar tierra a esta persona, por eso no he dicho el nombre, pero quiero que veáis como cualquiera que sepa un poco de marketing y haga una buena estrategia puede vender todo lo que se proponga.

Lo cual sinceramente a mi me da un poco de miedo. Así que, es importante la conexión, es importante que os involucréis con esas personitas que están al otro lado, y porfi, ya de paso os pido que seais siempre honestos y no pongáis nunca precios abusivos.

Espero que os haya gustado la entrada, y que tengáis más ganas de tener una newsletter, comentadme aquí en comentarios que pensáis.

¿Qué te parece este post?

Tu opinión es muy importante para nosotros. Cuenta la leyenda que si le das cinco estrellitas viene un señor y te da los billetes de avión a Hawái, eso si, dinero ya no. Pero por algo se empieza.

¿Lo comprobamos?

Parece que te ha gustado este post...

¿Quieres compartirlo?

Los comentarios:

>